A.M., joven atendido en el centro de menores 'Los Alcores'

Lunes, 5 Mayo, 2014

A.M. es un joven de 17 años que está cumpliendo una medida judicial en el centro de internamiento de menores infractores ‘Los Alcores’ de Carmona (Sevilla), dependiente de la Consejería de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía y gestionado por Fundación Diagrama. Desde el centro, hablamos con el menor para que nos cuente su experiencia.

- ¿Cuáles eran tus expectativas al llegar al centro?

Salir del centro, porque no me gustaba estar privado de libertad. Ahora, con la experiencia vivida, ha cambiado mi forma de pensar. Lo que quiero es centrarme en los estudios, valoro más a mi familia y he aprendido a respetar más los puntos de vista de los demás.

- ¿Cómo está siendo esa experiencia de la que hablas?

Al principio, mala. Tenía que estar aquí por obligación y eso no me gustaba. Ahora, al cabo del tiempo, me he dado cuenta de que estar en el centro te ayuda a cambiar las cosas y que aquí me estaban ayudando a lograr mis propósitos para el futuro. Si lo piensas, ves que es una oportunidad.

- ¿Cómo es tu relación con los educadores?

Con los educadores muy bien. Ellos son los que te ayudan a cambiar. Te enseñan lo que hacías mal y te ayudan a hacer las cosas de otra manera y a ver las cosas de otra manera. Son como unos padres y madres a los que tengo que atender y hacer caso. Y entiendes que es por tu bien.

- ¿Y con tus compañeros?

Al principio difícil y raro. Yo no respetaba sus puntos de vista y no sabía bien cómo comportarme. Pero al cabo del tiempo, me di cuenta de que hay que saber convivir, respetar lo que dicen y ser tolerante con sus ideas. Ahora me llevo bien con todos. Todos somos compañeros y nos ayudamos y todo eso.

- ¿Qué crees que te ha aportado tu paso por el centro? ¿Qué has aprendido?

He aprendido a relacionarme mejor con mi familia, a valorar más mi futuro, a ver las consecuencias de mis actos y pensar las cosas antes de hacerlas, a expresarme mejor y hablar mejor y a valorar los estudios. Estudiar es muy importante. He aprendido a valorar las cosas realmente importantes.

- ¿Por qué es tan importante? ¿Qué has estudiado en el centro?

Es muy importante para el futuro, para encontrar trabajo y poder hacer tu vida. Gracias al centro he continuado con mis estudios. He conseguido sacarme el titulo en ESO y actualmente estoy en un Grado Medio. En la calle hubiera abandonado mis estudios seguro.

- ¿Qué actividades te han resultado más interesantes?

El Programa ‘Jabato’, las clases y el club de atletismo.

-¿Nos puedes contar un poco qué has hecho en cada una de esas actividades?

El ‘Jabato’ son como clases y talleres que te enseñan a comportarte y relacionarte y a hacer las cosas bien cuando estás con la gente, con tu familia y en la calle. También te explican las consecuencias de tomar drogas y todo eso y por qué no debes hacerlo.

Las clases son como las de un instituto normal. Tienes que ir a clase todos los días menos los fines de semana, y tienes a tu profesor y a los educadores y vas dando el temario del libro, con exámenes y estudiando.

Y el club de atletismo está muy bien. Salimos a entrenar y a correr y participamos en pruebas y todo eso.

- ¿Cómo es la relación ahora con tu familia? ¿En qué ha cambiado?

La relación con mi familia ahora es totalmente diferente a antes de estar aquí. Antes había más discusiones y ahora nos reímos más. Es mucho mejor.

- ¿Qué le recomendarías a otro joven en tu anterior situación? ¿Qué le dirías?

Que se parase a reflexionar sobre las consecuencias de sus actos, que no permita que ninguno de sus amigos le cambie. Que atienda a los consejos de sus familiares y principalmente que no abandone nunca sus estudios, que es lo que nos mantiene centrados.

- ¿Cuáles son tus planes de futuro?

Conseguir un trabajo, crear una familia y no volver a delinquir.